Inicios a la educación financiera en los niños

Actualmente, la educación financiera para las personas se ha convertido en una prioridad, pues la situación económica global no ayuda a tener confianza en que el futuro sea brillante. Así pues, no sé cuántos padres habrá que se preocupan por el futuro económico de sus hijos, incluso antes de que ellos comiencen a dar señales de independencia o crecimiento. Por ejemplo, yo tengo una niña de 5 años, que es muy curiosa y muy inteligente, pero le gustan mucho los chocolates y cuando tiene oportunidad, gasta su dinero en dulces y chocolates.

Muchos dirían que es muy pequeña para que comience a preocuparme por esas cosas, pero yo soy de la idea que los niños están en las mejores condiciones para aprender sobre el ahorro, el valor del dinero y las cosas que pueden hacer para que les rindan sus finanzas. Ahora bien, algo de lo que no tenía la completa seguridad es qué podría hacer para comenzar a enseñarle esas cosas. Hay cosas que no se pueden explicar con sencillez y otras que no hace falta explicación.

El caso es que tanto revuelo había en mi cabeza que decidí acudir al Internet para que me ayudara a darle solución a todos mis problemas. Bueno, al menos a ese tipo de problemas. Me encontré todo tipo de consejos y recomendaciones, pero les voy a compartir sólo los que yo creo que son los mejores para dar un buen paso hacia el camino de una buena educación financiera en nuestros hijos.

Uno de los primeros que llamó mi atención fue el ejemplo en que podían ahorrar y gastarlo inmediatamente en algo pequeño, pero también podían seguir ahorrando y gastarlo en algo grande. Creo que esta idea está muy bien, pero siempre dándoles a entender que ahorrar eternamente y no darse ni un solo gusto puede ser contraproducente, y volvernos un poco avaros con lo que estamos ahorrando. Encontrar un balance entre una cosa y otra puede ser una buena oportunidad para que comprendan las oportunidades que se les presenten y las que se les podrían presentar. Algo de esto lo leí en el blog de un sitio que se llama Prestadero y me parece que tenían muy buenas ideas por ahí.

Luego, encontré otro que me decía que decirles el motivo de que hubiera pasillos para los dulces junto a las cajas de cobrar en los súper también era una idea buena. Y tienen razón. No hay niño que pase por ahí y no haga berrinche sobre los dulces que quiere, incluyendo a mi hija. Explicarles que los dulces están ahí para que los compremos y gastemos en cosas que no necesitamos, pero que nos gustaría tener, es un aspecto base para que tengan idea de lo que hace la mercadotecnia en nosotros.

Finalmente, darles a entender la constancia de la incertidumbre es algo que les ayudará en todos los aspectos de la vida. No es sólo algo financiero, sino también personal, pues existen muchas situaciones que ellos no podrán predecir y a las que tendrán que enfrentarse con lo que tengan en ese momento, ya sea de dinero o de madurez personal. Las bolas de cristal no existen y las cosas no pueden ser escritas sobre piedra, para que no cambien nunca. Así pues, si quieren comprar una casa o pagarse un posgrado, será una decisión para la que tendrán que pensar sólo en los pros y contras, pero nunca podrán saber si tomaron la respuesta correcta, porque no las hay en estos casos.

Espero que estos consejos les hayan sido útiles, pues lo fueron para mí. Ya les contaré cómo me va con mi hija y espero que ustedes me cuenten cómo les va con los suyos.