El terror en algunos hospitales mentales del mundo

Si eres de los que tiene miedo a los hospitales, quizá leer estas historias no te vengan bien, especialmente si las lees de noche. Sin embargo, aquí van unos motivos para temer de ciertos hospitales psiquiátricos.

  1. Manicomio Ararat, Australia

Este hospital de Australia se reconoce actualmente como el Aradale, aunque su nombre original era Ararat, y fue inaugurado en 1867. Los australianos reconocen este sitio por ser uno de los lugares donde se trató de forma más violenta y casi tortuosa a los varios millares de personas que pasaron por ahí. Muchos de sus enfermos se recuerdan como algunos de los casos más violentos y peligrosos de la historia de la psiquiatría. Funcionó por un periodo superior a 130 años, en los que fallecieron más de 13 000 seres humanos. Dicen las leyendas que los espíritus de estas personas siguen rondando el edificio, por lo que, cuando un instituto eligió ese lugar para sus nuevas instalaciones, muchas personas se horrorizaron por lo que podría llegar a pasarles.

  1. Hospital Severalls, Inglaterra

Los fantasmas son los protagonistas de las historias que circulan en torno a este lugar, que alguna vez fue un hospital psiquiátrico de Colchester, en Inglaterra. Según los pobladores, circulan mucho por la zona debido a las terribles terapias que vivieron muchos de los que pasaron por ahí, desde lobotomías completas frontales, hasta interminables sesiones de electroshock. También se narran historias de mujeres violadas dentro del manicomio y de personas que eran encerradas ahí sin tener ningún padecimiento, pero que tenían que sufrir las mismas sesiones que los que sí. Este hospital estuvo abierto desde 1913, y cerró sus puertas durante la década de los 90, por lo que todavía sigue siendo sensación entre los que buscan fantasmas.

  1. Hospital Mental de Athens, Estados Unidos

En los Estados Unidos, existe otro lugar que alojó a un hospital que sigue causando pavor entre sus habitantes. El poblado de Athens tuvo un hospital con ese mismo nombre que funcionó por más de 100 años, en los que logró formarse una reputación muy sombría. En su época más sobrepoblada, llegó a dar servicio a más de 1800 personas, ya sea que necesitaran o no el servicio que ellos ofrecían. No obstante, las lobotomías se habían convertido en su especialidad y debían practicarlas. Muchas cosas extrañas se relacionan con este hospital. En primer lugar, que una mujer desapareció en 1978 y reapareció en 1979, muerta en un cuarto del hospital, claramente torturada y con heridas que dejarían una mancha sobre el suelo que duraría más de 3 décadas. Luego, se encuentran las tétricas tumbas de los jardines, donde no hay personas, sino números, ya que nadie se tomó la molestia de escribir los nombres de los muertos. Suman más de 1900. Y por si esto fuera poco, la restricción que pone Ohio a los documentos e historiales del hospital, levanta todavía más sobre el tipo de actividades que se realizaban ahí.

  1. Hospital estatal de Taunton, Estados Unidos

Las historias de este hospital edificado en 1854 tienen un poco de todo. Nadie lo supo durante mucho tiempo, pero una asesina serial estaba encargada del cuidado de varios pacientes de este lugar. Sigilosamente, fue asesinando a varias personas, 31 de las cuales admitió la responsabilidad. Jane Toppan causó mucho revuelo por su cinismo al momento de declarar que, en lugar de cuidar, asesinaba. Luego, fue encerrada para su tratamiento. Sin embargo, no es lo único de lo que fue testigo este lugar. Algunos historiales y diarios de personas que trabajaban ahí aseguran haber visto a doctores conspirar para llevar a pacientes al sótano, donde les practicaban algunos procedimientos que correspondían con ritos satánicos. No fueron pocos los que dejaron huella de estas declaraciones. Pero fueron muchos más los que declararon haber visto una sombra proveniente del sótano, que se sentaba a verlos dormir.

  1. Manicomio Beechworth, Australia

Finalmente, se encuentra otro hospital australiano y que justamente era pariente del Ararat, mencionado hace algunos puntos. Incluso, abrieron las puertas en el mismo año. Funcionó por más de 120 años, y se abrió con la intención de bajar un poco la población de otro que ya estaba rebosando. Cuando comenzó a laborar, bastaba un par de firmas para que algún pariente fuera internado en la clínica. Así pues, sólo atendieron a 1,200 personas en sus primeros años. Pero era un lugar bastante extraño. Muchas muertes y desapariciones inexplicables llenan los historiales de la época. Igualmente, el laboratorio y las salas de operaciones y autopsias estaban repletos de jarrones que contenían partes humanas, extraídas de quién sabe dónde. Ahora bien, considerando que el primer administrador creía que la locura era causada por factores lunares, y por eso salía a la calle por la noche con una enorme sombrilla, no es difícil explicar las rarezas. Aunque no es así con un caso nunca resuelto de una niña que murió al ser arrojada desde un ventanal.

Pero si quieres ir a un hospital que sea de buena calidad, checa los de Sección Amarilla que cuentan con todo lo necesario para atenderte bien.