Deportes extremos: ¿cuáles son?

Uno de los debates que más se comenta en el mundo de los deportes es: ¿qué son los deportes extremos? La duda surge ante otras actividades que se realizan al aire libre y donde el peligro está constantemente amenazando. Hay quienes dicen que los deportes extremos que son verdaderos, no las actividades recreativas, tienen un ligero margen de error, el cual podría separarnos de un accidente, o bien, de la muerte misma. Hay quienes debaten estos argumentos, pero como no se ha llegado a una conclusión, nosotros tampoco podemos decirla. Como sea, te podemos exponer algunos de los deportes extremos más típicos y otros de los más desconocidos en nuestro país.

Paracaidismo

Uno de los deportes extremos más conocidos es el paracaidismo. A pesar de lo que se piensa sobre las frecuencias de accidentes en los saltos, el deporte no es tan peligroso. De hecho, los casos fatales suceden de uno entre 150 mil. Ahora bien, la mayoría de las veces es un error de ejecución, casi al llegar al suelo, más que un error de equipo, los que puede causar este tipo de accidentes.

Ya sea desde globo aerostático o desde helicóptero, los saltos son toda una experiencia. La mayoría comienza en una aeronave, y la caída libre suele durar 4000 metros, en los que el paracaídas debe abrir alrededor de los 2500. Hay quienes están capacitados para saltar profesionalmente, pero debieron realizar miles de saltos antes de eso. Sin embargo, las personas pueden saltar por cuenta propia aprendiendo sólo lo más básico para realizar bien el salto.

Salto Base

Los paracaidistas tienen una opción adicional a la tradicional. El salto base es una variación que consiste en realizar el salto en una posición estable. Se reconocen cuatro divisiones para los puntos en que se realiza el salto: los puentes, edificios, antenas y formaciones naturales.

Los paracaídas que se utilizan en este estilo de salto se crearon de forma que abran más rápidamente, y que la velocidad de caída sea menor a la de los tradicionales. Sin embargo, una desventaja es que no hay paracaídas de repuesto, pues las emergencias no tendrían un tiempo suficiente para ser solucionadas. Por eso es que se considera tan peligroso este tipo de salto. Imagínate: en sólo 5.6 segundos se pueden recorrer 150 metros. No obstante, y a pesar del peligro, existen algunos aficionados que realizan saltos que pueden llegar a medir más de 6000 metros de altura.

Ala Delta

El ala delta es un tipo de cometa que, en sus inicios, era una forma de bajar las colinas a poca velocidad. En la actualidad, los pilotos pueden permanecer en el aire durante varias horas, alcanzando una gran altitud y velocidades que superan los 100 kilómetros por hora. Las alturas que alcancen suelen relacionarse con las corrientes de aire que tome el piloto. No obstante, las corrientes no son sencillas de predecir, por lo que nunca se sabe cuáles variaciones tendrá el trayecto. El peligro es alto, por lo que el entrenamiento debe estar completamente desarrollado, de forma que se sepa cuándo emprender y cuándo terminar el vuelo.

Parapente

Muy similar al Ala Delta, el Parapente tiene propiedades similares, pero no puede alcanzar las mismas velocidades que su primo. Se utiliza para volar en corrientes ligeras y es más sencillo de manejar. La velocidad mínima que se necesita para el vuelo es de 20 km/h, pero se pueden alcanzar algunas un poco superiores a los 65 km/h en el aire.

El espacio existente entre las puntas de las alas varía desde 8 hasta 12, y su forma será determinada por la presión del aire existente. En la parte inferior del ala existe una red de cuerdas que se unen con ciertas correas, las cuales se terminan fijando a los arneses del asiento. Además, debajo del asiento se puede encontrar un paracaídas de emergencia, para cualquier situación de peligro inminente.

Hidrospeed

Este deporte extremo casi no se conoce en nuestro país. Consiste en navegar por ríos de corrientes fuertes, apoyados en tablas que flotan y que cuentan con manijas. El piloto debe maniobrar bajo el agua, donde utiliza las aletas para esquivar peligros del camino. Necesita reflejos muy rápidos, ya que las rocas que existen bajo el agua pueden causarle grandes daños, y no siempre son visibles fuera del agua.

Free Running

Muchos deportes de los que se mencionaron previamente están relacionados con espacios abiertos y el mundo natural. El free running y el parkour no son así. Se practican en ambientes plenamente urbanos y consisten en realizar saltos, giros y vueltas, de tal forma que esquiven los obstáculos que se presenten durante el camino. Así pues, lo más importante es la agilidad al saltar y aterrizar.

Los practicantes de estos deportes saben que están constantemente en riesgos muy grandes, por lo que se preparan muy bien para enfrentar cualquier eventualidad.