Consejos sobre lo que nunca debes de hacer en restaurantes y bares

Hay muchas reglas y normas que hay que tener en mente cuando hablamos del comportamiento respetuoso que debemos de tener en los distintos lugares comerciales que hay, las mismas reglas aplican para los diversos restaurantes y bares que hay en el país. Los bares suelen ser los lugares más comunes a los que la gente va para poder relajarse y pasar un buen rato, así como para conocer nueva gente y simplemente salir un poco de la rutina diaria. Desafortunadamente, con el paso de las horas y los tragos la gente comienza a perder un poco la noción de respeto se comporta de una forma nada adecuada, por esto es que les dejo unos consejos de cosas que nunca debemos de hacer cuando estemos dentro de un bar, todos según la visión de un barman. Si quieres un poco de información sobre bares y restaurantes que hay en México, como cuales son los más populares o los más prestigiosos, entra a http://revista.pricetravel.com.mx/restaurantes-y-bares/ y podrás encontrar mucha información al respecto. Ahora sí, a seguir en el tema.

No hay un solo bartender, o barman, que no odie que le pidan bebidas regaladas. Con forme van pasando las bebidas, la gente comienza a sentirse un poco más amigable y empiezan a pedir algunas bebidas gratis a los bartender con la excusa de que “conocen al dueño” o que “lo hacen en todos los bares”, esta es una de las formas más eficientes que existen para que te ganes un poco de desprecio por parte de los barman, no hagas esto, nunca lo hagas.

Es posible que la regla más importante de nuestro listado sea la de propina. Como todo mundo sabe, la ley laboral mexicana es de las peores que se pueden encontrar en todo el mundo, por lo que los salarios percibidos por la gran mayoría de la población están por los suelos, y los barmans tienen este mismo problema. La enorme mayoría de los barmans en México reciben un sueldo base muy bajo, y la gran parte de su sueldo está compuesto de las propinas que tú y tus amigos dejan después de una noche de fiesta, espero que tengas en mente esto la próxima vez que salgan a echar unos buenos tragos. Mi intención no es que dejes todo tu dinero como propina ni nada por el estilo, simplemente quiero que te des cuenta que con una propina justa puedes hacer que el sueldo de los empleados en cualquier restaurante o bar sea considerablemente mayor.

Hay muchas personas que son muy educadas y que nunca olvidan tratar a los empleados como lo que son, personas, pero también muchos de ellos suelen olvidar esto al momento en el que comienzan a beber considerables cantidades de alcohol. El bartender y todos los meseros son personas que realizan un trabajo, más pesado de lo que te imaginas, para poder ganar honestamente un poco de dinero y poder tener un poco más de solvencia económica y costearse un mejor nivel de vida, por lo que nunca, bajo ninguna circunstancia, intentes humillarlos o tronarles los dedos, nunca sabes las razones por las cuales se dedican a esa profesión.

Ahora, toca hablar de la cosa que posiblemente suceda con mayor frecuencia en un bar, tanto que seguramente has tenido oportunidad de presenciarlo en más de una ocasión, cuando la gente no sabe qué pedir. Nunca pueden faltar los grupos grandes de mujeres en su “noche de chicas” que tienen toda la intención de divertirse, pero que no saben la forma exacta en la que quieren hacerlo, por lo que terminan pidiendo al bartender algo que no las emborrache tanto, o algo que esté dulce. Del mismo modo, los hombres suelen hacer lo mismo en algunas ocasiones, cuando no saben que pedir y que solamente piden una bebida que los sorprenda o que sea lo que el bartender recomienda, por favor, nunca hagan esto. Por lo general, los bartenders suelen sufrir al doble con estas peticiones, en primer lugar sufren porque no saben qué preparar para ese enorme grupo de personas y el servicio puede irse retrasando poco a poco, y en segunda porque nunca falta la personas a la que la bebida del bartender no le gustó, y por esta razón ya no se atreve a decir que el servicio que recibió fue bueno, lo que se ve reflejado en la propina, pues el culpable de esto no es nadie más que el barman.

Finalmente, un punto muy importante que no podía dejar de lado, a menos de que seas un modelo o de que tengas la personalidad y el físico de una de las celebridades de Hollywood que están de moda, nunca intentes ligarte a una bartender. Esto va principalmente para los hombres, a quienes les resulta casi un desafío personal ligarse a estas empleadas de los bares y, casi siempre, piensan que van por buen camino por el simple hecho de que la mujer les sonríe y es amigable con ellos. Lo que pasan por alto es que las sonrisas y la amabilidad son parte esencial de ser un bartender, y les pagan por ello.