¿Cómo mejorar las finanzas personales en la juventud?

Algo que te hace pensar en el futuro de la juventud, es darte cuenta de que no saben manejar las finanzas personales. Muchos jóvenes llegan a tener responsabilidades que los sobrepasan incluso antes de que tengan su primer sueldo. El mundo real puede ser muy diferente a todo lo que aprendieron en la escuela y, a veces, pueden sentirse abrumados por todo lo que se les avecina. Sin embargo, tener una idea de qué hacer para que no parezca todo tan complicado y tengan un poco más de seguridad en su presente y su futuro puede ser la mejor forma de empezar. Aquí les ayudamos con eso.

  1. El autocontrol es la mejor herramienta que puedes tener para tu futuro. Puede que te dé la tentación de comprar todo lo que quieras con tu tarjeta de crédito, pero antes de que lo hagas, piénsalo dos veces, porque esto involucra también pagar intereses y quizá no quieras pagarlos si sólo vas a comprar una bolsa o un par de tenis.

La única forma de no sufrir con los intereses de la tarjeta es pagar toda la deuda a final del mes, porque si no, puedes terminar pagando cosas que tenías que comprar varios años atrás. Los gastos no deben salirse de tu control y siempre debes pensar en el futuro.

  1. Tus finanzas sólo te interesan a ti y eso lo debes tener claro. Acudir a consultores puede llevarte por caminos que realmente no te convienen. Y si se dan cuenta de que no tienes ningún tipo de conocimiento financiero, probablemente se aprovechen de ello. Lo mejor que puedes hacer en ese caso es leer algunos libros que toquen temas básicos para que sepas un poco de economía. O bien, seguir a tu sentido común, porque muchas veces sólo eso se necesita para llevar un control adecuado de los gastos que vayas a tener.
  2. Conoce exactamente en qué estás gastando tu dinero. Esto lo puedes hacer una vez que aprendiste qué es lo básico en las finanzas y te darás cuentas de que, en resumidas cuentas, se trata de no gastar más de lo que tienes. Anotar los gastos que tienes es una buena forma de ver cómo es que se está yendo tu dinero. Además, si puedes reconocer los gastos que no son realmente necesarios, probablemente puedas reducirlos y tener más ganancias, sólo al no gastar en lo de todos los días. Incluso, estas medidas te ayudarán a ahorrar más pues, si no gastas tanto en un departamento demasiado elegante, a la larga, puedes ahorrar lo necesario para una casa o bien, para una buena vivienda.
  3. Los fondos para los imprevistos pueden salvarte de muchas cosas que no te imaginas. Si estás pagando impuestos, pagando renta y pagando a todo mundo, por qué no pagarte a ti mismo. Nunca puedes pagar cuándo vas a necesitar eso que estás derrochando ahora mismo. Si tu salario es bajo, puedes hacer ajustes suficientes para que te alcance el dinero mensual, pero también para tener algo cuando lo necesites.

Los ahorros sirven para respaldarnos cuando menos lo imaginemos. Claro, puedes ahorrar para otros motivos, pero debes mantenerlos separados de aquellos que te permitirán tener una noche tranquila de sueño. Incluso, si ves tus ahorros como algo que no puedes negociar dentro de lo que recibas mensualmente, probablemente terminarás guardando algo bastante sustancial en poco tiempo, que te sirva para emergencias y para otras cosas.

Y si piensas que tus ahorros están seguros en tu colchón, yo te diría que pensaras en la inflación, pues ahí se pueden acabar todos los sueños que tenías. Mejor, averigua qué formas te garantizan su permanencia.